Los “finfluencers” australianos se enfrentan a nuevas y duras restricciones legales

El regulador australiano de valores está adoptando una postura contra los influencers financieros que, según ellos, están embaucando al público en general con información errónea sobre las criptomonedas.

Las nuevas advertencias de la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (ASIC) sobre la conducta adecuada de los influencers financieros podrían tener un impacto dramático en la industria local de las criptomonedas.

La reciente hoja informativa de la ASIC describe las trampas en las que podrían caer los influencers y las empresas que los contratan al promocionar, a sabiendas o no, productos financieros. Las sanciones por no prestar atención a las advertencias de la ASIC podrían llevar a multas de millones de dólares para las empresas y hasta cinco años de prisión para los individuos. 

Aunque no menciona específicamente a los criptoinfluencers, las directrices se aplican ciertamente a ellos, ya que los servicios de inversión en criptomonedas se consideran productos financieros. Para aquellos influencers financieros o “finfluencers” que no están seguros de si su marca está violando la ley, ASIC escribe “piensa en tu contenido cuidadosamente y si estás proporcionando servicios financieros sin licencia.”

Un punto de confusión en las nuevas normas se refiere a lo que constituye exactamente la promoción frente a la información inocua de productos financieros. El blogero financiero de Strong Money Dave Gow escribió el 29 de marzo que “escribir casi cualquier cosa puede influir en alguien para que invierta o utilice cualquier producto financiero”.

La apreciación de Gow se basa en la distinción nebulosa que la ASIC ha hecho entre los hechos objetivos de un producto financiero y la forma en que los influencers pueden presentarlos. Afirma:

“Si presentas información objetiva de forma que transmitas una recomendación de que alguien debería (o no debería) invertir en ese producto o clase de productos, podrías infringir la ley al proporcionar asesoramiento sobre productos financieros sin licencia.”

El senador liberal australiano Andrew Bragg cree que hay una incongruencia entre las nuevas directrices de la ASIC y la forma en que se regulan las criptomonedas en su país. Él cree que bajo las leyes actuales, la criptoindustria debería estar exenta de estas nuevas restricciones. Le dijo a Cointelegraph en un correo electrónico:

“La política actual de la ASIC aplica la ley a las criptomonedas en la medida en que los activos digitales entran en la definición de producto financiero. Actualmente las criptomonedas no están reguladas y no son un producto financiero… Creo que podemos hacer más.”

El senador Bragg es partidario de una regulación más clara de las criptomonedas, y presentó una nueva y ambiciosa propuesta relativa a las organizaciones autónomas descentralizadas (DAO) en la Australia Blockchain Week del mes pasado.

Como alguien que ahora puede ser considerado un finfluencer sin licencia, Gow se opone a las restricciones sobre lo que ahora no pueden hacer, que es hacer cualquier tipo de recomendación. Añadió que la norma limita a los influencers a limitarse a “repetir como loros lo que se puede leer en otros sitios” y perjudica la base de conocimientos de los inversores. Afirmó: “¿Cómo te ayuda eso a vadear el mar de información y tonterías que hay por ahí?”.

Como parte de la Ley de Sociedades de Australia, los influencers individuales deben tener cuidado con la forma en que promueven los productos financieros, mientras que, por su parte, las empresas también deben vigilar de cerca a sus influencers contratados para asegurarse de que no se rompan las reglas. La comisión ofrece varios estudios de casos que proporcionan un contexto que podría ayudar a identificar si un individuo o una empresa está promoviendo servicios financieros.

Sigue leyendo:

Ir a la Fuente
Author: Brian Newar

Envía un comentario