El futuro de Internet: La carrera por la infraestructura de la Web3

La carrera por la infraestructura de Web3 se calienta a medida que más proveedores compiten entre sí, lo que indica una saludable descentralización del ecosistema

La gente interactúa a diario con aplicaciones de código abierto como MetaMask, los juegos Web3, el metaverso y los protocolos DeFi, pero no suele detenerse a pensar en lo que ocurre en segundo plano para que todo funcione. Si pensamos en la Web3 como una nueva ciudad en expansión, los proveedores de infraestructura de nodos son la red eléctrica subyacente que hace posible las operaciones.

Todas las DApps necesitan comunicarse con blockchains, y los nodos completos sirven miles de millones de solicitudes de DApps para leer y escribir datos en las cadenas cada día. Necesitamos una enorme infraestructura de nodos para mantener el ritmo de los ecosistemas de DApps en gran expansión y atender todas las solicitudes. Sin embargo, el funcionamiento de los nodos requiere mucho tiempo y capital, por lo que los creadores de DApps recurren a proveedores para obtener acceso remoto a los nodos. Existe un enorme incentivo monetario para que los proveedores de infraestructuras alimenten el mayor número posible de estos ecosistemas Web3, pero ¿quién está ganando esta carrera hasta ahora?

El problema de la centralización

La forma más rápida de proporcionar una infraestructura fiable para alimentar los ecosistemas DApp es que las empresas centralizadas establezcan una flota de nodos de blockchain, comúnmente alojados en los centros de datos de Amazon Web Services (AWS), y permitan a los desarrolladores acceder a ellos desde cualquier lugar a cambio de una suscripción. Eso es exactamente lo que han hecho algunos actores del sector, pero a costa de la centralización. Este es un problema importante para la economía de la Web3, ya que deja al ecosistema vulnerable a los ataques y a merced de unos pocos actores poderosos.

Considera que más del 80% de los nodos de Ethereum se encuentran en Estados Unidos y Alemania, y que los tres mayores grupos de minería podrían unirse para atacar el 51% de la red. En muchos sentidos, las blockchains actuales están mucho más centralizadas de lo que nos gustaría, en marcado contraste con el espíritu originalmente expuesto en el white paper de Bitcoin (BTC) de Satoshi Nakamoto.

Si los grandes proveedores de nodos se ponen de acuerdo, la Web3 perdería todas las ventajas que tiene sobre la Web2, desde la resistencia a la censura hasta la fiabilidad, y se quedaría solo con sus desventajas, desde las tarifas relativamente altas hasta el bajo rendimiento de las transacciones.

No solo eso, sino que la dependencia de proveedores centralizados también deja la puerta abierta a las interrupciones. Por ejemplo, una interrupción de Infura obligó a los exchanges y monederos de criptomonedas, como Coinbase Wallet, Binance y MetaMask, a suspender los retiros de tokens Ethereum y ERC-20, ya que no podían confiar plenamente en sus nodos.

También vale la pena señalar que Amazon, que es la columna vertebral de muchos de estos proveedores centralizados, ha sufrido varias interrupciones en el pasado, creando otra capa de vulnerabilidad. La interrupción de Infura de Ethereum no es la única. Más recientemente, el paso de Ethereum a Ethereum 2.0 sufrió un revés con una interrupción de 7 horas debido al fallo de hardware de un único nodo de la red. Este es un riesgo del que las redes verdaderamente descentralizadas no tienen que preocuparse.

La descentralización es un principio clave de la economía de la Web3, y la infraestructura centralizada de las blockchains amenaza con socavarla. Por ejemplo, Solana ha sufrido múltiples interrupciones debido a la falta de suficientes nodos descentralizados que pudieran gestionar los picos de tráfico. Este es un problema común para los protocolos blockchain que están intentando escalar.

Y no es solo Solana. Muchos de los principales protocolos blockchain están luchando por encontrar una manera de escalar y ser más descentralizados. De hecho, mientras que las grandes blockchains como Ethereum y Bitcoin se han mantenido firmes en la guerra por la descentralización, las blockchains más pequeñas han perdido la batalla, sufriendo ataques del 51% a manos de proveedores de nodos excesivamente centralizados.

Por ejemplo, el 8 de junio de 2013, Feathercoin (FTC) sufrió un ataque del 51%. Esto significa que una sola entidad fue capaz de controlar más de la mitad de la potencia total de procesamiento de la red de FTC. Esto les permitió anular transacciones confirmadas e incluso impedir que se realizaran nuevas transacciones

Al mismo tiempo que el ataque de FTC, el sitio web sufrió un ataque DDoS. Esto dificultó el acceso de los usuarios a la información sobre el ataque o a intentar sacar su dinero de la red. Desde entonces, FTC ha caído en la oscuridad. Su precio ha caído en picado y ya no cotiza en ninguna de los principales exchanges.

Esta centralización histórica se debe a la excesiva dependencia de los proveedores de la nube Web2, como AWS e Infura, que han sido los principales proveedores de infraestructura para la economía Web3 hasta ahora. Pero ahora, para evitar la centralización y el proverbial “punto único de fallo” de blockchain, los proveedores de infraestructura descentralizada están ganando mucho impulso. Esto es una buena noticia para que los ecosistemas de Web3 sigan siendo saludables y descentralizados.

La infraestructura descentralizada ofrece mejores soluciones

Afortunadamente, las recientes innovaciones están dando lugar a una nueva clase de proveedores mucho más descentralizados. Estos proveedores gestionan nodos in situ, o incluso en los hogares de los usuarios, en lugar de depender de proveedores de nube centralizados.

Aunque los proveedores centralizados llevan ventaja, los descentralizados se perfilan como una alternativa muy viable. Su principal ventaja es que no pueden ser derribados por un único punto de fallo y, en muchos casos, proporcionan conexiones más rápidas a usuarios de todo el mundo. Además, los proveedores de infraestructura de nodos descentralizados crean nuevas economías en las que los proveedores independientes atienden solicitudes de datos y ganan recompensas en sus tokens nativos. Este nuevo tipo de proveedor está ganando rápidamente cuota de mercado, e incluso puede llegar a suplantar a los actuales titulares de la infraestructura Web3.

La competencia se intensifica

Hay varios proveedores en el espacio, como Ankr, Flux y QuickNode, que están compitiendo por la cuota de mercado. Este entorno competitivo es bueno para la economía de la Web3, ya que conduce a la innovación y hace bajar los precios. También garantiza que los proveedores se esfuercen constantemente por mejorar sus servicios y ofrecer la mejor experiencia posible a sus clientes.

Y lo que es más importante, la competencia en infraestructuras descentralizadas da lugar a una mayor descentralización de la economía Web3. Esto es algo bueno, ya que hace que la economía sea más resistente a los ataques y a la censura. Los ataques del 51% del pasado deberían quedarse en el pasado, con los proveedores de infraestructura repartidos por diferentes geografías.

Esta competencia entre proveedores será vital para mantener un ecosistema sano y descentralizado.

Hacer realidad la promesa de Web3

La promesa de Web3 no se trata solo de construir una Internet mejor, sino construir un mundo mejor. Los proveedores de infraestructuras descentralizadas están construyendo los cimientos de una nueva Internet, más equitativa, segura y resistente a la censura.

Al mantener el statu quo, los proveedores de alojamiento centralizado no pueden ofrecer una verdadera innovación y son susceptibles de ser censurados. Los proveedores de infraestructuras descentralizadas, por el contrario, están incentivados para ir más allá y ofrecer el mejor servicio posible con una estructura democrática, lo que garantiza que sean más resistentes a la censura y los ataques.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Gregory Gopman es un emprendedor tecnológico que trabaja en el espacio blockchain, donde se desempeña como director de marketing en Ankr, y dirige una consultoría blockchain llamada Mewn que ayuda a lanzar proyectos y hacer crecer su valoración. Greg ha trabajado en startups durante 15 años: 10 años con empresas tecnológicas de Silicon Valley, y 5 años construyendo proyectos de criptomonedas. Es más conocido por haber cofundado Akash Network y AngelHack, y por haber ayudado a Kadena a pasar de 80 millones de dólares a más de 4,000 millones en 100 días.

Sigue leyendo:   

Ir a la Fuente
Author: Gregory Gopman

Envía un comentario