El mundo no necesita bancos, políticos ni las ONG, necesita DeFi

DeFi puede marcar el comienzo de un sistema en el que la gente no tenga que pagar a las corporaciones internacionales un 10% para enviar dinero a casa en la era de la Web3

Donde crecí, en la frontera sur de Texas, una gran cantidad de personas ha venido a Estados Unidos para trabajar y enviar dinero a su país. No ganan mucho, pero pagan considerables tasas por sus transferencias. Su objetivo no es enriquecerse, sino mantener a los que están en su país de origen. Mantienen a sus familias mientras realizan un duro trabajo día tras día. Les cuesta mucho hacerlo.

A decir verdad, mi padre era un trabajador emigrante. Recogía fruta en los campos. Enviábamos dinero a nuestra familia en México. Pero los proveedores de remesas le quitaban el poco dinero que podía ganar, de modo que no tenían ninguna esperanza de alcanzar el sueño americano y prosperar.

El mundo necesita a DeFi debido a la corrupción. Los grandes gobiernos y las corporaciones internacionales no están controlados por el interés de la gente, sino por el interés de su cuenta de resultados. Las tarjetas de crédito y los préstamos personales tienen tremendas comisiones, al igual que las remesas.

Cuando los emigrantes envían a casa parte de sus ingresos en forma de remesas, representan una gran fuente de ingresos extranjeros para muchas economías en desarrollo. Las remesas, que son especialmente importantes para los países de renta baja, representan casi el 4%t de su PIB, frente al 1.5% aproximadamente del PIB de los países de renta media. Los flujos de remesas son importantes porque son más estables que los flujos de capital, y tienden a ser anticíclicos, lo que significa que las remesas aumentan durante las recesiones económicas o después de un desastre natural, cuando los flujos de capital privado caen.

DeFi reduce las tasas que pagan los trabajadores migrantes para enviar dinero a casa, lo que les permite ahorrar miles de millones de dólares. Algunas remesas conllevan tasas de más del 20%. Por desesperación, la gente paga estas tasas para enviar una fuente considerable de sus ingresos a hogares de África, Asia y América Latina, ayudando a sacar a las familias de la pobreza al proporcionarles estabilidad financiera.

Cientos de miles de millones de dólares son enviados a los hogares cada año. Eso es mucho más que la ayuda oficial al desarrollo. La mayoría de las remesas van a países de ingresos bajos y medios. En Kirguistán, Nepal y Liberia, las remesas suponen más de una cuarta parte del PIB nacional. El coste medio es del 7%, según el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2019 de la UNESCO. Además, los bancos tradicionales son los que más cuestan a los remitentes. ¡Sus comisiones medias son del 10%! Los grandes bancos tienen el monopolio de las remesas y se aprovechan de ello. Para atender a los desatendidos, el mundo no necesita bancos, políticos ni a las ONG, sino a DeFi.

El atraco a las remesas

En mi opinión, las finanzas centralizadas obtienen un margen injusto de los emigrantes que simplemente utilizan su propio dinero. Por eso el mundo necesita una financiación descentralizada. No hay ninguna razón para pagar comisiones al transferir dinero. Así que no lo hagas. Utiliza las finanzas descentralizadas en lugar de pagar una tremenda cantidad de dinero cuando envíes dinero a tu país.

Cuando empecé a mirar los exchanges descentralizados, aprendí que nadie podía quitarte tu dinero, porque tú mantienes la posesión de tus claves. Puedes pedir prestado, prestar, realizar trading con margen y mucho más. DeFi junto con stablecoins es una combinación poderosa, especialmente para los no bancarizados.

Gracias a las criptomonedas, los emigrantes no solo pueden enviar dinero a sus seres queridos en casa por menos dinero, sino que esos seres queridos en casa pueden ahora obtener ingresos pasivos en el espacio financiero descentralizado. Pueden utilizar sistemas de recompensa como los pools de liquidez o el staking, y contemplar el poder de ser realmente su propio banco. No hay necesidad de entregar su dinero ganado con esfuerzo a un intermediario; un banco. No necesitas tipos de interés negativos.

Los proyectos DeFi se construyen en beneficio de otros. Los participantes pueden obtener un beneficio que a su vez beneficie a otros. Gracias a las finanzas descentralizadas, hay comida llegando a las mesas de la gente en todo el mundo. Eso es algo hermoso. El sentido de comunidad en DeFi proviene de devolver el poder a la gente. Nos impulsa a todos a hacer lo mejor para nosotros mismos. Nos pone a todos en una mejor posición para hacer el bien. Cuando trabajamos para mejorarnos a nosotros mismos, no tenemos problemas para mejorar a la gente que nos rodea. La competencia sana nos impulsa a todos.

DeFi ofrece un entorno de confianza en el que las transacciones se gestionan mediante contratos inteligentes. Los blockchainers están volviendo a pensar y redefiniendo las finanzas ante nuestros ojos.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

RTR Crypto es el director del proyecto global de FEGtoken. Trabajó como enfermero de urgencias durante siete años, así como un año en enfermería de hospicio, y también sirvió en el equipo de respuesta a desastres de Texas. Siguió los pasos de su padre y comenzó a invertir en acciones antes de involucrarse con criptomonedas. Su padre le decía cariñosamente que era un idiota. RTR dejó la facultad de medicina en su tercer año para trabajar junto al equipo de FEG en la mejora de las plataformas de comercio descentralizadas y en la creación de un espacio cripto más seguro para los inversores nuevos y experimentados.

Sigue leyendo:   

Ir a la Fuente
Author: RTR Crypto

Envía un comentario