La liquidez ha impulsado el crecimiento de DeFi hasta la fecha, ¿cuál es la perspectiva de futuro?

La liquidez on-chain fue el catalizador del DeFi Summer 2020, pero ¿qué llevará a los mercados de DeFi a alcanzar el billón de dólares en uno o dos años más?

A mediados de febrero de 2020, el valor total bloqueado en las aplicaciones de finanzas descentralizadas (DeFi) superó por primera vez los mil millones de dólares. Impulsado por el verano DeFi de 2020, no tardaría ni siquiera un año en multiplicarse por 20 para alcanzar los 20.000 millones de dólares y sólo otros diez meses para llegar a los 200.000 millones. Dado el ritmo de crecimiento hasta ahora, no parece descabellado imaginar que los mercados de DeFi alcancen el billón de dólares en uno o dos años más.

Podemos atribuir este monumental crecimiento a una cosa: la liquidez. En retrospectiva, la expansión de DeFi puede definirse en tres épocas, cada una de las cuales representa otro avance significativo en la eliminación de las barreras a la liquidez y en la mejora del atractivo y la eficiencia de los mercados para los participantes.

DeFi 1.0 – Resolver el problema del huevo y la gallina

Los protocolos DeFi existían antes de 2020, pero adolecían en cierto modo del problema del “huevo y la gallina” cuando se trataba de la liquidez. En teoría, alguien podría proporcionar liquidez a un fondo común de préstamos o swaps. Sin embargo, no hay suficientes incentivos para los proveedores de liquidez hasta que haya una masa crítica de liquidez que atraiga a operadores o prestatarios que paguen comisiones o intereses.

Compound fue el primero en resolver este problema en 2020, cuando introdujo el concepto de tokens de protocolo de cultivo. Además de los intereses de los prestatarios, los prestamistas en Compound también podían ganar recompensas de tokens COMP, proporcionando un incentivo desde el segundo en que depositaban sus fondos.

Resultó ser un pistoletazo de salida para el verano de DeFi. El “ataque vampiro” de SushiSwap a Uniswap sirvió de inspiración a los fundadores de proyectos, que empezaron a utilizar sus propios tokens para incentivar la liquidez en la cadena, iniciando así la moda de la agricultura de rendimiento.

DeFi 2.0 – Mejora de la eficiencia del capital

Así que eso fue DeFi 1.0, aproximadamente la era que nos llevó de 1.000 a 20.000 millones de dólares. La DeFi 2.0, el periodo que supuso un mayor crecimiento hasta los 200.000 millones de dólares, trajo consigo mejoras en la eficiencia del capital. Fue testigo del crecimiento de Curve, que perfeccionó el modelo de creadores de mercado automatizados (AMM) de Uniswap para activos estables, ofreciendo pares de negociación más concentrados con menor deslizamiento.

Curve también introdujo innovaciones como su modelo tokenómico con depósito de votos, que incentiva a los proveedores de liquidez a bloquear fondos a largo plazo para aumentar aún más la fiabilidad de la liquidez y reducir el deslizamiento.

Uniswap v3 también aportó nuevas mejoras en la eficiencia del capital con sus posiciones de liquidez personalizables. Más allá de Ethereum, el ecosistema DeFi multicadena comenzó a florecer en otras plataformas como BSC, Avalanche, Polygon y otras.

Entonces, ¿qué impulsará a la DeFi en las próximas fases de crecimiento para alcanzar el billón de dólares y más allá? Creo que habrá cuatro desarrollos clave.

Los DEX se vuelven híbridos

El modelo AMM que ha demostrado ser tan exitoso en DeFi evolucionó por necesidad después de que se hiciera evidente que las lentas velocidades y las altas tarifas de Ethereum no servirían al modelo de libro de órdenes lo suficientemente bien como para sobrevivir on-chain.

Sin embargo, la existencia de DeFi en blockchains de alta velocidad y bajo coste significa que es probable que veamos un aumento en el número de exchanges descentralizados (DEXs) que utilizan un modelo de libro de órdenes. Los tiempos de liquidación rápidos reducen el riesgo de deslizamiento, mientras que las comisiones bajas o insignificantes hacen que los exchanges con libro de órdenes sean rentables para los creadores de mercado.

Ya hay varios ejemplos de exchanges descentralizados que utilizan libros de órdenes con límite central: Serum, construido sobre Solana, Dexalot sobre Avalanche y Polkadex sobre Polkadot, por poner varios ejemplos. La existencia de los exchanges con libros de órdenes probablemente facilitará la incorporación de inversores institucionales y profesionales, ya que permiten las órdenes limitadas, lo que hace que la experiencia de negociación sea más familiar.

Composición entre cadenas

La proliferación de protocolos DeFi en cadenas de bloques distintas de Ethereum ha dado lugar a una importante fragmentación de la liquidez en diferentes ecosistemas. Hasta cierto punto, los desarrolladores han tratado de superar esto con puentes entre blockchains, pero los recientes hacks como el de Solana (Wormhole bridge hack) han creado preocupaciones.

No obstante, la composibilidad segura entre cadenas se está haciendo necesaria para desbloquear la liquidez fragmentada en DeFi y atraer más inversiones. Hay algunas señales positivas: por ejemplo, Binance ha realizado recientemente una inversión estratégica en Symbiosis, un protocolo de liquidez entre cadenas. Del mismo modo, Thorchain, una red de liquidez entre cadenas, se lanzó el año pasado y ha ganado recientemente un rápido terreno en el valor bloqueado, lo que implica un claro apetito por la liquidez entre cadenas.

Blockchain y DeFi comienzan a fusionarse con los mercados financieros

Ahora que las criptomonedas se están convirtiendo en un activo financiero global reconocido, es sólo cuestión de tiempo que los límites comiencen a difuminarse con blockchain y DeFi. Es probable que esto se produzca en dos direcciones. En primer lugar, trayendo la liquidez del sistema financiero global establecido a la cadena, y en segundo lugar, mediante la adopción de productos financieros descentralizados relacionados con las criptomonedas por parte de las instituciones.

Varios proyectos de criptomonedas han lanzado ya productos de nivel institucional, y hay más en preparación. Ya existe un monedero institucional MetaMask, mientras que Aave y Alkemi operan grupos de Conozca a su Cliente (KYC) para instituciones.

Por otro lado, Sam Bankman-Fried es el abanderado de la incorporación del sistema financiero on-chain. En marzo, habló en la Asociación de la Industria de Futuros en Florida, proponiendo a los reguladores estadounidenses que la gestión del riesgo en los mercados financieros podría automatizarse utilizando prácticas desarrolladas para los mercados de criptomonedas. El tono del artículo del FT que cubre la historia es revelador: lejos de la actitud despectiva, incluso desdeñosa, que la prensa financiera tradicional solía tener hacia las criptomonedas y blockchain, ahora está cargada de intriga.

No se sabe cuándo alcanzará DeFi el hito del billón de dólares. Pero los que observamos el ritmo actual de crecimiento, inversión e innovación nos sentimos razonablemente seguros de que llegaremos allí más pronto que tarde.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Jimmy Yin es cofundador de iZUMi Finance. Antes de entrar en el mundo de DeFi, fue investigador en la North American Blockchain Association y miembro de la comunidad del World Economic Forum. Su doctorado fue supervisado por Max Shen en la UC Berkeley y la Universidad de HK. Jimmy persigue la mejora de la liquidez tanto en criptomonedas como en espíritu.

Ir a la Fuente
Author: Jimmy Yin

Envía un comentario