¿Prueba de estrés? Lo que el rescate bancario de Biden significa para las stablecoins

Un importante suceso de desvinculación de stablecoins suscitó preocupación por la estabilidad de estos activos en medio de una crisis bancaria en Estados Unidos. El resultado puede haber sido una mejora de su posición en las finanzas tradicionales.

El colapso de Silicon Valley Bank (SVB), que sufrió una corrida bancaria tras revelar un agujero en sus finanzas por la venta de parte de su cartera de bonos, afectada por la inflación, provocó que las principales stablecoins del sector de las criptomonedas perdieran su paridad, lo que llevó a muchos a preguntarse si se trataba de una simple prueba de resistencia o de una señal de debilidad del sistema.

La segunda mayor stablecoin por capitalización bursátil, la moneda USD del Consorcio del Centro (USDC), vio cómo su valor se desplomaba hasta los USD 0.87 tras revelarse que USD 3,300 millones de de sus más de USD 40,000 millones en reservas estaban depositados en SVB y, como consecuencia, posiblemente se habían perdido. Al parecer, Coinbase agravó la crisis cuando, como miembro del Consorcio, anunció que interrumpía las conversiones de USDC a dólares durante el fin de semana.

A medida que USDC perdía su paridad con el dólar, también lo hacían las stablecoins descentralizadas que lo utilizaban como activo de reserva. La más notable es Dai (DAI) de MakerDAO, una stablecoin respaldada por criptomonedas que tiene más de la mitad de sus reservas en USDC.

Las stablecoins recuperaron su valor después de que el Gobierno de Estados Unidos interviniera y garantizara el reembolso a los depositantes de SVB y Signature Bank, en una medida destinada a evitar que otras entidades sufrieran daños irreparables. Según el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, los contribuyentes no pagarían el rescate, y el sistema financiero tradicional quedó a salvo tras la intervención.

Sin embargo, la crisis no terminó ahí. Aunque la intervención del gobierno estadounidense ayudó a las stablecoins a recuperar su paridad con el dólar, muchos no tardaron en señalar que, en última instancia, los contribuyentes sufrirían el rescate de los depositantes.

Efectos de la crisis bancaria sobre los activos digitales

Desde entonces, las entidades financieras se han unido para proteger a otros bancos, y los inversores y depositantes han planteado dudas sobre la estabilidad de otras entidades, entre ellas el Deutsche Bank.

Credit Suisse se hundió luego de que las inversiones en diferentes fondos se fueran al traste y de que un rumor infundado sobre su inminente quiebra hiciera que los clientes retiraran de él más de 110,000 millones de francos suizos de fondos en un trimestre, al tiempo que sufría unas pérdidas de más de 7,000 millones de francos suizos.

El colapso provocó que el gobierno suizo negociara un “rescate de emergencia” por el que Credit Suisse fue adquirido por su rival UBS con un gran descuento. En declaraciones a Cointelegraph, Jason Allegrante, director jurídico y de cumplimiento normativo de la empresa de infraestructura blockchain Fireblocks, afirmó que la crisis bancaria se debió en parte al aumento de los tipos de interés, que expuso al riesgo a los bancos con grandes carteras de bonos a tipos de interés bajos.

Según Allegrante, no se está debatiendo abiertamente el papel del coeficiente de cobertura de liquidez, un requisito normativo que obliga a los bancos a mantener una determinada cantidad de “activos líquidos de alta calidad” para evitar estas crisis de liquidez.

Dijo que es “totalmente posible que estemos en las primeras fases de una corrida nacional contra los bancos regionales”. Si esto ocurre, dijo, no sólo habrá una quiebra generalizada de bancos regionales, sino que “probablemente habrá una mayor consolidación y concentración de depósitos en un puñado de grandes bancos de importancia sistemática”.

Añadió que una crisis de este tipo presionaría a los bancos regionales a vender activos para cubrir sus necesidades de liquidez y, en última instancia, podría provocar más quiebras bancarias. Allegrante añadió que esto tendría “consecuencias de gran alcance para la industria de activos digitales en Estados Unidos y en el extranjero”.

Becky Sarwate, portavoz y responsable de comunicación de la casa de cambio de criptomonedas CEX.io, declaró a Cointelegraph que la crisis podría ser una bendición para los activos digitales:

“Una cosa está clara: al igual que Bitcoin floreció de los escombros de la crisis financiera de 2008, la quiebra de instituciones como SVB y Signature Bank es una prueba convincente para la diversificación a través de múltiples verticales de inversión”.

Sarwate añadió que cuando “las vías tradicionales resultan igual de volátiles desde la perspectiva de un curioso participante en criptomonedas, se pone de manifiesto el riesgo inherente a cualquier participación en el mercado”. Añadió que, aunque los activos digitales carecen de algunas de las protecciones que se observan en las finanzas tradicionales, “ofrecen un conjunto alternativo de beneficios que, en nuestro clima actual, podría resultar atractivo para los inversores nerviosos”.

Sin embargo, los inversores que conservan stablecoins y obtienen rendimientos a través de ellas pueden haber creído que ya estaban diversificando y evitando la caída del mercado que se estaba produciendo. Circle, el emisor de USDC, sugirió que el evento depeg fue una “prueba de estrés” que el sistema superó.

Mitigar el riesgo de las stablecoins

Si la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) ampliara el seguro a las instituciones relacionadas con las criptomonedas, podría aliviar las preocupaciones sobre la seguridad de los activos digitales bajo su custodia. Ese mismo seguro ayudó a USDC y a otras stablecoins a recuperar su paridad con el dólar tras el colapso de SVB, lo que constituye un sólido argumento a favor de que el seguro de la FDIC impulse la adopción de criptomonedas.

Aunque ese seguro normalmente sólo llega hasta USD 250,000, la FDIC optó por indemnizar a todos los depositantes, protegiendo así los USD 3,300 millones en reservas que Circle tenía en el banco. En declaraciones a Cointelegraph, un portavoz del emisor de stablecoin dijo que los acontecimientos pusieron de relieve “cómo hay una co-dependencia – no un conflicto – en la banca y las finanzas digitales”.

El portavoz añadió que, al igual que la crisis financiera mundial de 2008 dio lugar a amplias reformas bancarias, puede que “ya sea hora de que EE.UU. actúe en materia de legislación federal sobre las tarjetas de pago y supervisión federal de estas innovaciones”. El portavoz añadió:

“El énfasis aquí es la importancia de apuntalar los mercados y la confianza, proteger a los consumidores y garantizar que los resultados, a largo plazo, demuestren que la prueba de resistencia podría haber sido superada por las empresas financieras tradicionales y Circle”.

Para Circle, un sistema bancario estadounidense estable que garantice que los depósitos son seguros y accesibles es esencial para el sistema financiero, y las acciones del gobierno de EE.UU. para compensar a los depositantes demostraron su “reconocimiento de este hecho”. La seguridad y solidez del sistema bancario son fundamentales para las stablecoins respaldadas por dólares, añadió la empresa.

Circle ha revelado que, desde entonces, ha trasladado la parte en efectivo de la reserva del USDC al Bank of New York Mellon, el mayor banco custodio del mundo, con más de USD 44 billones en activos bajo custodia, con la excepción de “fondos limitados mantenidos en socios bancarios transaccionales en apoyo de la acuñación y amortización del USDC”.

La empresa añadió que “lleva mucho tiempo abogando por una regulación que nos permita convertirnos en una institución de reserva total supervisada por el gobierno federal”. Tal medida aislaría su “capa base de dinero en Internet y sistemas de pago del riesgo bancario de reserva fraccionaria”, dijo el portavoz, añadiendo:

“Una vía federal para la legislación y la supervisión reglamentaria permite que Estados Unidos esté representado y tenga un sitio en la mesa mientras se debate el futuro del dinero en todo el mundo. El momento de actuar es ahora”.

Lucas Kiely, director de inversiones de Yield App, comentó que lo sucedido puede “atribuirse en gran medida a los temores en torno a la liquidez”, pues la mayoría de las stablecoins son “esencialmente un pagaré respaldado por valores sobre los que los titulares no tienen un derecho de retención”.

Según Kiely, las stablecoins “se han vendido como instrumentos respaldados por activos, que como cualquier otro activo conllevan riesgo de inversión”. Danny Talwar, jefe de impuestos de la calculadora de criptoimpuestos Koinly, dijo que USDC y Dai pueden “sufrir temporalmente de una falta de confianza a corto y medio plazo tras la mini corrida bancaria”.

Sin embargo, Sarwate, de CEX.io, dijo que la confianza en estas stablecoins “no ha cambiado”, pues tanto DAI como USDC “retrocedieron a sus reflejos del dólar estadounidense y retomaron todos los usos previos de los que disfrutaban antes de perder su paridad”.

Para los miembros de la organización autónoma descentralizada (DAO) que gobierna Dai, MakerDAO, la confianza no se ha visto aparentemente afectada. En una votación reciente, los miembros de la DAO han optado por mantener a USDC como principal garantía de la stablecoin, en lugar de diversificar la exposición a Gemini Dollar (GUSD) y a Paxos Dollar (USDP).

Dado que USDC ha trasladado la parte en efectivo de sus reservas a un custodio más fuerte, es posible que el suceso de la depreciación simplemente haya reforzado ambas stablecoins tras un breve periodo de pánico.

Nivelando el campo de juego

Esa posición reforzada, según Talwar, de Koinly, también podría llegar a medida que las startups y exchanges de criptomonedas busquen proveedores bancarios alternativos, aunque la “desbancarización de los negocios de criptomonedas podría perjudicar seriamente al sector y a la innovación en tecnologías basadas en blockchain” si no encuentran alternativas.

A medio plazo, dijo Talwar, el colapso de los bancos favorables a la criptomoneda “se sumará a los colapsos más cripto-nativos del año pasado, dando lugar a un entorno difícil para la innovación blockchain para prosperar dentro de los Estados Unidos”.

Kiely, de Yield app, dijo que el reciente rescate del gobierno de EE.UU. era diferente del que se vio en la crisis financiera mundial, aunque plantea “preguntas sobre si tiene que haber un ajuste en las directrices de supervisión para abordar el riesgo de tipos de interés”.

En su opinión, el rescate de la Reserva Federal podría estar eliminando incentivos para que los bancos gestionen los riesgos empresariales y enviando un mensaje de que pueden “contar con el apoyo del Gobierno si los fondos de los clientes se gestionan mal, todo ello sin un supuesto coste para el contribuyente”.

En cuanto a las stablecoins, Talwar dijo que ve la necesidad de más opciones de stablecoin, aunque el lanzamiento de stablecoins respaldadas por euros ayudó en este sentido. Sarwate, de CEX.io, señaló que la crisis bancaria y de las stablecoins en Estados Unidos ayudó a “nivelar el terreno de juego entre las finanzas tradicionales y las criptomonedas”.

Aunque las criptomonedas son todavía un sector incipiente, “hay potencial para que los visionarios den ejemplo y creen una alternativa a la inversión especulativa. A largo plazo, esto podría contribuir a crear un sistema más equilibrado”.

En el típico espíritu de las criptomonedas, los actores del sector ya están encontrando formas de mitigar los riesgos asociados al sistema financiero tradicional. Mientras los reguladores estadounidenses advierten contra las criptomonedas, el sector se mueve para reforzar su posición en el mundo financiero.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Ir a la Fuente
Author: Francisco Rodrigues

Envía un comentario