¿Aliado o enemigo? La guerra en Ucrania como prueba de esfuerzo para la criptoindustria

Los ejecutivos de criptomonedas señalan su disposición a cumplir con las sanciones, pero la descentralización en sí misma pone a las criptomonedas en una posición vulnerable.

Han pasado dos semanas desde que Rusia inició la primera acción militar a gran escala en Europa en el siglo XXI, la llamada “operación especial” en Ucrania. El conflicto militar desencadenó inmediatamente sanciones devastadoras contra la economía rusa por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y sus aliados y ha puesto a la criptoindustria en una posición altamente vulnerable y exigente.

Mientras el mundo observa de cerca, el espacio cripto debe demostrar su propia posición como una comunidad madura y financiera y políticamente responsable, y debe desafiar las acusaciones de ser un refugio seguro para criminales de guerra, regímenes autoritarios y oligarcas sancionados. Hasta este punto, ha ido relativamente bien. Pero a pesar de las garantías de los líderes de opinión de la industria, algunos expertos dicen que la naturaleza descentralizada de las criptomonedas podría poner en grave peligro el esfuerzo.

El precedente de las donaciones

En medio de la ola de apoyo a Ucrania por parte de ciudadanos, instituciones y gobiernos de todo el mundo, la nación sentó un precedente crucial. El 26 de febrero, el tercer día de la operación militar de Rusia, el gobierno ucraniano anunció que aceptaría donaciones a través de criptomonedas. Hizo la declaración en Twitter y listó las direcciones de billetera de Bitcoin (BTC), Ether (ETH) y Tether (USDT). Se produjo como la aprobación oficial de un anuncio anterior similar del viceprimer ministro de la nación, Mykhailo Fedorov, de 31 años y experto en tecnología digital.

La idea de que un país europeo en dificultades aceptara oficialmente los activos digitales de aquellos dispuestos a tender una mano amiga sonaba tan impactante que incluso Vitalik Buterin inicialmente dudó de la autenticidad de la declaración. Pero Tomicah Tillemann, ex asesor principal de dos secretarios de Estado de EE. UU., confirmó la validez de las billeteras, citando a un ex embajador de Ucrania. El exchange de criptomonedas con sede en Kiev, Kuna Exchange, armó y administra la infraestructura para las donaciones.

La firma de análisis de blockchain Elliptic ha estimado que estas billeteras, y las de otra iniciativa relacionada con Ucrania llamada “Come Back Home”, han recibido más de USD 63 millones en criptomonedas hasta el 9 de marzo. El dinero provino de más de 120,000 donaciones individuales.

Los donantes incluyen al fundador de Polkadot, Gavin Wood, quien envió USD 5.8 millones; el remitente anónimo de una donación por valor de USD 1.86 millones, que “parece provenir de las ganancias de la venta de NFT creados por Julian Assange y el artista digital Pak”; y el CEO de Chain.com, Deepak Thapliyal, quien donó alrededor de USD 290,000. Sin embargo, la gran mayoría de las donaciones provienen de personas comunes y corrientes y son menos de USD 100.

Una iniciativa separada llamada UcraniaDAO fue lanzada al comienzo de la guerra por Nadezhda Tolokonnikova, miembro del grupo activista ruso Pussy Riot, junto con Trippy de Trippy Labs y miembros de PleasrDAO. Al recaudar ETH a través de PartyBid, UkraineDAO reunió donaciones de personas y entidades tecnológicas destacadas, como la plataforma de suscripción en línea OnlyFans y el cofundador de Reddit, Alexis Ohanian. Para el 3 de marzo, UkraineDAO había recaudado más de USD 6 millones en Ether.

Si bien estas cifras no se acercan a la cantidad de apoyo financiero que se espera que Estados Unidos y la Unión Europea envíen a Ucrania, que podría llegar a alrededor de USD 16 mil millones, sientan un precedente único de apoyo inmediato, directo y horizontal a una causa humanitaria, sin duda una actuación magistral de la criptocomunidad global.

Ansiedad regulatoria

Además del entusiasmo generalizado por el apoyo inmediato de quienes lo necesitan desesperadamente, el conflicto ha revigorizado el debate en torno al tema central de la regulación internacional: la capacidad potencial de las criptomonedas para subvertir sanciones financieras como las impuestas por la comunidad mundial a Rusia. El 2 de marzo, en una audiencia del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes del Congreso de EE. UU., el representante de California, Juan Vargas, preguntó al presidente interino de la Reserva Federal, Jerome Powell, si la criptomoneda podría ser una “salida” para las transacciones financieras, ya que Rusia enfrentaba la posibilidad de quedar aislada de la red global SWIFT. Powell no fue demasiado específico en su respuesta, pero optó por el lenguaje estándar sospechosamente cripto:

“No existe el tipo de marco regulatorio que debe existir. […] Lo que se necesita es un marco, en particular, formas de evitar que estas criptomonedas sin respaldo sirvan como un vehículo para el financiamiento del terrorismo, comportamientos delictivos en general, evasión de impuestos y similares”.

Simultáneamente, un grupo de senadores que incluye a algunos constantes críticos de la industria de las finanzas digitales, como Elizabeth Warren y Sherrod Brown, enviaron una carta a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, expresando su preocupación. Señalando los ejemplos de Corea del Norte e Irán, los autores compartieron sus temores de que las criptomonedas puedan usarse para facilitar las transacciones transfronterizas para eludir las nuevas sanciones.

Por extraño que parezca, entre las diversas herramientas para tal elusión, como la dark web y las billeteras de criptomonedas, el texto subraya un posible “despliegue de un rublo digital”, que no tiene nada que ver con el sistema financiero descentralizado global.

Haciéndose eco de las ansiedades regulatorias de EE. UU., el ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, mencionó las criptomonedas durante un discurso sobre la aplicación de sanciones ese mismo día. Aseguró a la audiencia que la UE está “tomando medidas” contra los posibles movimientos de Rusia para usar criptomonedas, “que no deberían usarse para eludir las sanciones financieras”. Los puntos de Le Maire fueron ampliamente reafirmados por su homólogo alemán, Christian Lindner.

Anteriormente, el 25 de febrero, la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, vinculó el éxito de evitar que Rusia use criptomonedas para eludir las sanciones con la adopción de la legislación de regulación de Mercados en Criptoactivos “lo más rápido posible”.

El marco regulatorio estaba programado para una votación en el Parlamento Europeo el 28 de febrero, pero se pospuso en medio de preocupaciones de que se malinterpretaría como una prohibición de la criptominería con protocolo proof-of-work.

Respuesta de la industria

La industria respondió rápidamente a las acusaciones generalizadas, tanto retóricamente como a través de la acción. Tanto las publicaciones sobre criptomonedas como los medios tradicionales de comunicación publicaron análisis matizados de por qué las élites de Rusia no pueden sustituir de manera efectiva el acceso a SWIFT por criptomonedas, presentando varias razones clave.

La primera es la trazabilidad de las transacciones del ledger público, especialmente cuando se trata de enormes sumas de dinero digital. En segundo lugar, está el tema de la volatilidad y las tarifas de transacción, que es poco probable que complazcan a quienes buscan recuperar decenas o cientos de millones de dólares.

Después de eso viene el cuello de botella de retiro de efectivo: todavía hay pocos lugares en el mundo donde uno puede retirar grandes sumas de dinero sin ser notado, y las fuerzas del orden mundial están al tanto de ellos. Y, como dicen los expertos, una operación a la escala de una economía nacional requeriría acumular grandes cantidades de criptomonedas, lo cual no es una tarea trivial en un universo financiero donde el dinero se mina, no se imprime.

La capacidad actual del espacio cripto para servir como una herramienta sigilosa, rápida y barata para transferir grandes cantidades de dinero desde jurisdicciones sancionadas en otros lugares parece bastante limitada en comparación con la red existente de infraestructura extraterritorial que ha albergado riqueza de cualquier origen durante los últimos 50 años.

La industria de las criptomonedas en general ha demostrado una disposición notoria para apoyar el esfuerzo global para detener las acciones de Rusia en Ucrania y cumplir con los estándares existentes Antilavado de Dinero y Conozca a su cliente. En un hilo de Twitter, el CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, explicó por qué es casi imposible que las criptoplataformas internacionales establecidas eviten las sanciones: “Para convertir las criptomonedas en fiduciarias, los exchanges, etc. dependen de socios bancarios que podrían perder sus licencias si alguien en la lista de la OFAC es capaz de filtrarse”.

Brian Armstrong de Coinbase se hizo eco de este argumento, quien también ofreció su opinión en Twitter y dudó de que los oligarcas rusos estuvieran usando criptomonedas para evitar sanciones.

No se trata solo de conversaciones en los hilos de Twitter: algunos importantes jugadores están actuando de manera preventiva para facilitar la aplicación de las sanciones. El 7 de marzo, Coinbase publicó una publicación de blog de su director legal, Paul Grewal, en la que pedía el uso de criptomonedas para ayudar a garantizar el cumplimiento de las sanciones económicas.

La plataforma informó que había bloqueado 25,000 billeteras asociadas con personas o entidades rusas que creía que estaban involucradas en actividades ilícitas. Los exchanges de criptomonedas Qmall, BTC-Alpha, CEX.IO y Bithumb también congelaron o cancelaron cuentas rusas.

¿Que sigue?

Al discutir estos desarrollos recientes con Cointelegraph, Ross Buckley, profesor de innovación disruptiva de KPMG-KWM en la Universidad de Nueva Gales del Sur, Sydney, compartió una visión bastante sombría de un giro regulatorio global que estará fuertemente influenciado por la guerra en Ucrania. En su opinión, las naciones que imponen sanciones financieras ven cualquier posibilidad de eludir las sanciones como una reducción de su soberanía:

“Desde mi punto de vista, la crisis de Ucrania y las sanciones relacionadas plantean un gran desafío para la criptoindustria. Si se utilizan criptomonedas para evadir sanciones, se debe esperar una fuerte represión regulatoria. Es muy poco probable que las naciones soberanas toleren la pérdida de capacidad para imponer sanciones”.

Haohan Xu, CEO de la red global de comercio de activos digitales Apifiny, no descarta un escenario en el que las élites rusas intenten utilizar los activos digitales como una herramienta de transacción global junto con las opciones más obvias, como la red UnionPay de propiedad estatal de China. Hablando con Cointelegraph, explicó:

“El método de excluir a Rusia de participar en los sistemas financieros globales controlados por Estados Unidos obligará a Rusia a adoptar otros sistemas que, naturalmente, impulsarán el crecimiento de estos sistemas que Estados Unidos no controla. […] En este caso, las criptomonedas se legitimarían en algunas partes del mundo y se convertirían en víctimas de regulaciones de línea dura de países enemigos de Rusia”.

El final del juego de las discusiones entre los reguladores globales y la industria de las criptomonedas estaría definido por la voluntad de esta última de renunciar más al anonimato y la descentralización, que son partes vitales de su ADN.

Como señaló Xu, “si bien la mayoría de la comunidad está alineada con el apoyo a Ucrania, la gente está dividida sobre el tema de los principales actores de la industria que se apresuran a cumplir”. En contraste con el enfoque proactivo de Coinbase y la tranquilidad de los líderes de opinión de la industria, algunas voces enfatizaron la necesidad de respetar los principios básicos de las criptomonedas.

Si bien esta posición puede sonar menos convincente en medio de una crisis humanitaria, el punto es seguramente más comprensible a largo plazo. “Lo que está en juego es el argumento más amplio de centralización y control frente a descentralización y libertad”, argumenta Xu.

Esto presenta un desafío único para la industria de las criptomonedas, cree Buckley, ya que su descentralización hace que evitar el escenario de regulación de línea dura sea “casi imposible”. No le convencen los argumentos que apuntan a la trazabilidad de los activos descentralizados, y duda de que la nueva economía digital tenga muchas ventajas sobre el sistema offshore establecido en términos de transparencia:

“En ausencia de un coordinador centralizado de la industria, no puedo ver cómo las criptomonedas en su conjunto no se utilizarán para eludir las sanciones y, por lo tanto, provocar una fuerte reacción regulatoria”.

Si bien Buckley cree que las criptomonedas ciertamente pueden ser una fuerza para el bien, cree que es posible que las potencias occidentales no lo vean de esa manera si Rusia las usa con éxito para mitigar los efectos de la presión de las sanciones.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Ir a la Fuente
Author: David Attlee

Envía un comentario